jueves, 24 de abril de 2014

Diario de un perroflauta motorizado, 231

A los pocos minutos de estar Marisol y el perroflauta motorizado en el portal de la Consejera aragonesa de Educación, una pareja de avanzada edad ha salido del portal con el ánimo claro de embestir pronto y fuerte. Han mostrado su indisimulado malestar por vernos allí, nos han mandado a cualquier otro lugar que no fuera ese portal, han negado el derecho a estar educadamente donde uno quiera dentro de la vía pública, han apelado al derecho a gritar cuando y cuanto les viniera en gana cuando se les ha pedido que dejaran de gritar y se han quejado de que Marisol y el perroflauta  motorizado les estaban “robando parte de esa felicidad” que el perroflauta les deseaba a modo de despedida (“que sean ustedes felices)…
Mairena se enfadó mucho al contemplar aquel espectáculo en plena calle Alfonso I de Zaragoza, si bien se alegró también mucho al ver por allí a Guillermo, mi hermano, así como también a Eduardo y Verónica.



Cálmate, cálmate”, insistía el perroflauta motorizado al ver alterado a Mairena.
No quiero calmarme, no quiero callarme”, atajó rápidamente Mairena. “Me lo dejó escrito muy claro Antonio Machado en mi biografía:  Si alguna vez cultiváis la crítica, sed benévolos. Benevolencia no quiere ser tolerancia de lo ruin o conformidad con lo inepto, sino voluntad del bien, deseo ardiente de ver realizado el milagro de la belleza o la verdad o la justicia o la libertad o los derechos y libertades del ser humano. Sólo con esta disposición de ánimo la crítica puede ser fecunda. La crítica malévola que ejercen avinagrados y melancólicos es frecuente en España, y nunca descubre nada bueno. La verdad es que no lo busca ni lo desea’”.
A pesar de su indignación manifiesta por lo vivido minutos antes, Mairena hablaba con mucha calma, aunque sin parar:
Una vez estaba hablando en clase sobre esto y recuerdo que sucedió algo que no deja de tener su gracia. Yo insistía, diciendo: ‘Esto no quiere decir que la crítica malévola no coincida más de una vez con el fracaso de una intención artística, periodística o sencillamente personal. ¡Cuántas veces hemos visto una comedia mala ceñudamente lapidada con una crítica mucho peor que la comedia!...’. Y entonces le pregunté a un muchacho que estaba sentado en la segunda hilera de mesas de la fila izquierda:
 - ¿Ha comprendido usted, señor Martínez?
-  Y Martínez: Creo que sí.
- Yo vuelvo a preguntarle: ¿Podría usted resumir lo dicho en pocas palabras?
 - Y Martínez: Que no conviene confundir la crítica con las malas tripas.
- Y entonces yo me limité a decir: Exactamente”.

Tras lo dicho, la mirada de Mairena se detuvo con calma en la mirada del perroflauta motorizado, y sin dejar de mirarle, concluyó:
“Más de una vez, sin embargo, la malevolencia, el odio, la envidia han aguzado la visión del crítico para hacerle advertir, no lo que hay en las obras de arte, pero sí algo de lo que falta en ellas. Las enfermedades del hígado y del estómago han colaborado también con el ingenio literario. Pero no han producido nada importante”.

Un furibundo chaparrón templó  a renglón seguido los ánimos de Mairena.


Hasta mañana.

miércoles, 23 de abril de 2014

Que les vote su tía


PUBLICADO HOY EN EL PERIÓDICO DE ARAGÓN 
Todo el mundo quiere pertenecer a un grupo (sea la sociedad en general, un clan de amigos o el club deportivo de su ciudad), y encajar en los grupos a los que pertenece. Uno habla, piensa, viste, hace y deja de hacer para ser aceptado por los miembros del grupo, por sentirse parte del conjunto. Esto no constituye una deficiencia para el individuo, sino todo lo contrario: como otras muchas especies animales generalmente buscamos vivir en grupo, en sociedad, en manada, en rebaño, pues de ello parece depender la propia supervivencia, la vida o la muerte, o  simplemente vivir con normalidad o socialmente frustrado o marginado. Solo es preciso llevar una vida “normal”, es decir, sujeta a las normas sociales que uno debe acatar y cumplir.
Ciertamente, los humanos estamos dotados de una cierta racionalidad y de una cierta libertad. De hecho, podemos apartarnos del grupo a la distancia que queramos, aunque ateniéndonos a las consecuencias. De hecho, nuestra capacidad de decidir y elegir va encaminada principalmente a obtener una buena aceptación, sin problemas, por parte del grupo. Pensamos, compramos, nos vestimos, nos acicalamos, salimos a la calle o nos quedamos en casa a fin de ser mejor aceptados en la sociedad, dentro de un determinado grupo. En nuestros genes hay restos de la conducta animal que heredaron nuestros ancestros primates y por ello está en nuestro subconsciente que quien va por libre, fuera de la manada, corre el riesgo de sobrevivir menos o de forma más difícil. Asimismo, tenemos la experiencia de que trabajar en equipo reporta más cohesión y efectividad, lo cual redunda en beneficio de los integrantes mismos del grupo.
Quizá esos mismos genes nos garantizan mayor sensación de seguridad si nos vemos integrados dentro de la manada, el cardumen, la bandada o el rebaño. Solo debemos atenernos a los movimientos coordinados del grupo en una misma dirección. En la manada eres nadie, pero eres, ya que los aspirantes a ser alguien pueden acabar más fácilmente en el estómago del depredador de turno. Con ello se pone en manos del grupo cualquier iniciativa que no esté conectada con la decisión de seguir a otro, un líder, que garantiza vivir más y mejor.
Dentro del grupo se busca asimismo relaciones más estrechas de colaboración y confianza, mayormente guiadas por el principio do ut des, facio ut facias, (te doy para que me des, te hago para que me hagas). Lo esencial es no atentar contra la cohesión social y la conformidad de uno mismo con el grupo y sus normas: quien se atiene, se adapta  y se conforma a las normas, las costumbres  y las leyes del grupo disfrutará del suficiente anonimato para vivir sin problemas ni acosos y se le garantiza el espacio vital suficiente para organizar el lugar asignado dentro de la manada. Olvidan, sin embargo, los conformistas que las normas seguidas fueron un día producto de algún inconformista que se opuso a las normas, costumbres y leyes anteriores.
Casi todos los grupos, manadas o conglomerados sociales necesitan de un líder, de algún individuo de la comunidad con mayor rango, que guía y decide por todos, a quien los demás siguen. Buena parte de esos líderes son “alfa”: machos alfa, hembras alfa o pareja alfa. En cualquier caso, son poderosos, de mayor rango social y cuya supremacía ha de ser defendida casi permanentemente frente a otros miembros potenciales alfa dentro de la sociedad. Más allá de la esfera estrictamente sexual y reproductora, el individuo humano alfa actual es poderoso en la medida que puede pagar, recompensar o castigar al resto, pues la razón de la fuerza reside hoy sobre todo en el dinero: el líder más admirado en un grupo humano es aquel para el que más individuos trabajan, quien acumula más dinero y poder disfrutando de total impunidad.
Dentro del marco político español, hay –simplificando quizá en demasía- el grupo conservador (derecha) y el grupo progresista (izquierda). La derecha tiene una cohesión social envidiable: basta recordar la mañana en que el candidato del PP para las próximas elecciones europeas, Arias Cañete, fue designado a dedo, con asentimiento generalizado y sin disensos apenas perceptibles. En la izquierda, sin embargo, en el río revuelto de la disgregación y la desunión, van formándose subgrupos, liderado cada uno de ellos por un ente-alfa y en cuyo seno cada miembro está convencido de poseer la verdad y de que el resto está equivocado a no ser que se integre en el subgrupo propio. Todas estas alternativas de izquierda, sin entrar en detalle en el mar de siglas ya actualmente existente, son una prueba de la autodestructiva falta de unidad y de responsabilidad política y social que sigue aturdiendo a las fuerzas de la izquierda.
Algún ñu desadaptado de la manada dice: “¡Que les vote su tía!”.







martes, 22 de abril de 2014

Diario de un perroflauta motorizado, 230

Jornada bastante primaveral y festiva, pues han hecho puente los centros escolares, ya que mañana es el Día de Aragón (San Jorge). “Hay mucha controversia sobre este santo, pues algunas iglesias no lo aceptan como tal y la propia Iglesia Católica hizo su culto opcional hace medio siglo. Esto es debido a que se duda muchísimo de que San Jorge fuera un personaje que realmente existiera, ya que lo más probable es que su vida sea una mera leyenda, al igual que lo es la leyenda de la lucha con el dragón, que ni siquiera es una leyenda original, ya que surgió en la Edad Media”. Wikipedia.

Nacho, Marisol y el perroflauta motorizado nos hemos alegrado muchísimo al ver allí en el portal a Paula Ortiz, directora aragonesa de un cine  de ensueño y de gran belleza, a quien tanto admiro y quiero (fue alumna mía en el IES Blecua del perroflauta).



También el portal ha sido centro de risas y juegos cuando Begoña y Marta han venido al portal de la Consejera con Pedro, Guillermo, Irene y Jorge.



Los trabajadores de Parques y Jardines de Zaragoza (FCC, una vez más), en huelga indefinida, han estado protestando ante el Ayuntamiento por los enésimos recortes sufridos en sus salarios, y se han acercado hasta el portal de la Consejera para estar un rato juntos e informarnos de la problemática actual de sus puestos laborales. Se trata de un servicio municipal dejado en manos de una empresa privada cuyo interés prioritario es obtener el máximo beneficio posible. Todo nuestro apoyo y nuestro ánimo a los trabajadores y trabajadores de Parques y Jardines de la ciudad de Zaragoza.



Roberto es hombre de palabra y ha subido a You Tube una de las canciones de Vinos Chueca favoritas: “Si fuera dios”, que puede escucharse a continuación. Por cierto, el próximo viernes, 25, cantan con El Gran Wyoming & Los insolventes en Casetas (Zaragoza).  El día 3 de junio, fecha en que se cumple un año en el portal de la Consejera, nos ha asegurado que allí estarán.



Hasta mañana

lunes, 21 de abril de 2014

Diario de un perroflauta motorizado, 229

Se acabó la semana “santa”. ¡Bien!
(¿Por qué “santa”? ¿en qué consiste eso de “santo?” ¿Ha dejado de haber desahucios y gente tirada en la calle o personas sin trabajo? ¿Hay comida, calor, una cierta seguridad  cara al futuro? ¿Hay más profesorado trabajando? ¿Los interinos y los aspirantes a educadores tienen ya trabajo? ¿Se ha dejado de recortar en los servicios esenciales de una sociedad: educación, sanidad, pensiones, trabajo, atención a la dependencia…? ¿Qué quieren decir con “santidad” y con “santo”?).
De nuevo en el portal de la vivienda de la Consejera de Educación. Tras las embestidas feroces de un señor y una señora (cada uno por su cuenta) que a primera hora de la mañana nos han llamado a grito pelado “comunistas” y cosas por el estilo, demás de tildarnos de anticatólicos y antiescuelaconcertada (la señora ama el colegio de los jesuitas), hemos tenido la alegría de tener en el portal a Alba (antigua alumna del perroflauta motorizado, que tuvo la maravillosa osadía de desafiar a la Consejera en un acto público) y a Eleonora, de Siena, a Román, Nacho, Roberto (del gripo Vinos Chueca, que subirá hoy una estupenda canción a You Tube), Jesús, Carlos, Marisol y el perroflauta motorizado.



De nuevo, efectivamente, en el portal de la vivienda de la Consejera de Educación, Universidad,  Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mª Dolores Serrat. Han calculado bien su movimiento en el tablero donde se libra una interesante partida por la escuela pública y laica: el perroflauta motorizado no existe, ni una palabra sobre esos 11 meses en el portal de la Consejera; el medio de Comunicación que diga algo se queda sin pasta, sin subvenciones, sin publicidad directa e indirecta de las instituciones públicas… Recuerdo una visita reciente de un artista y escritor al portal de la Consejera: “nada de fotos ni de publicidad, que no quiero ponerme a mal con quienes me dan de comer”, dijo. Nos quedamos estupefactos, pues las palabras no siempre acompañan a las acciones, aunque después se cubran y recubran de complejas racionalizaciones de oropel.  Sí, han calculado bien su movimiento en esa partida por la escuela pública que se libra en el portal de la Consejera: ni una palabra sobre quienes no existen, pues una sola palabra les servirá de publicidad.
Federico, hombre noble y coherente, me escribía ayer:
Creo sinceramente que tu trabajo en el portal de la Consejera te sitúa como persona de referencia. A pesar de la falta de difusión yo veo en muchos foros que sale tu experiencia y me consta que ha servido para que no desfallezcan las fuerzas cuando son pocos los que se manifiestan en defensa de la educación pública pasados los primeros meses.
            Sé  que todo supone un esfuerzo, y que a veces nos hacemos una pregunta necesaria: ¿Para qué?.  Pero también nos tenemos que dar la respuesta necesaria: para demostrar que somos personas, para cumplir con la función de ser adulto en una sociedad donde de todo se aprende, para que otros vean que hay actitudes alternativas, para no fallecer de asco, para conocer a personas que vale la pena conocer, para poner voz a lo que otros no pueden o no saben poner, para mostrar el esplendor de la individualidad puesta al servicio de lo colectivo y para mostrar que estamos vivos como personas y como sociedad”.
Estas palabras inyectan ánimo y fuerza para continuar el camino. Semana tras semana, mes tras mes, con frío o con calor. Por la escuela pública y laica. Somos muchos. Somos millones.

Hasta mañana