viernes, 3 de julio de 2015

Diario de un perroflauta motorizado, 536


Calor grande en Zaragoza. A veces parece que escasea el aire y se hace difícil respirar bien.

Hoy se ha acercado a dar su apoyo o preguntar bastante gente. Hoy ha venido Carlos, gallego, madrileño, cosmopolita, de ciencias y de letras, del cielo y del infierno. Es uno de esos seres extraños que habitan en el planeta Tierra que dan todo a cambio de nada, y a la vez contactan en pocos minutos con la entraña misma de la vida y su acabamiento. Ha sido una gran suerte conocer hoy a Carlos.



Marisol está disfrutando de un merecido descanso en el mar y la playa. Marga está ultimando gloriosamente el Camino de Santiago. Susana va al III Encuentro de Mareas por la Educación Pública en Málaga. Allí nos encontraremos, si bien ella asistirá los tres días y yo solo viajo para la tarde en que tengo que hablar (la mala salud manda). 


Otra mañana más en Puerta Cinegia en cumplimiento de la consabida orden de alejamiento del domicilio, el lugar de trabajo y la persona misma del Delegado del Gobierno en Aragón. Alejamiento: acción efecto de alejar. Alejar: distanciar, llevar a alguien o algo lejos o mas lejos; ahuyentar, hacer huir; apartar, rehuir, evitar.

Por el contrario, yo invitaría al acercamiento.  Acercar: poner cerca o a menor distancia de lugar a tiempo. Reivindico los derechos y las libertades de la ciudadanía y denuncio los recortes asestados a esos derechos y esas libertades. En otras palabras, me gustaría mucho que la gente, Delegado del Gobierno en Aragón incluido, se acercaran a la tragedia diaria de quedarse sin vivienda por sufrir un desahucio por no poder pagar la hipoteca o el alquiler, carecer de trabajo, de dinero para que un@ mism@ y los suyos puedan llevar una vida digna, dejar a tu hij@ en un aula hacinada de compañer@s, con menos profesores, con menor presupuesto, sin posibilidad de que atiendan sus necesidades y peculiaridades personales, tener que esperar meses y meses a ser operad@ de una enfermedad que no deja vivir, hospitales con menos personal, menos servicios, eliminación práctica de cualquier atención a la dependencia, etc. etc. Recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes, recortes….

Acercaría a la gente, Delegado del Gobierno en Aragón incluido, a la vida, a la realidad de tantas personas que viven en la pobreza absoluta, en la calle, sin un euro. Les preguntaría si todos esos recortes son (¡es el último cínico   ¡) sacrificios y esfuerzos de la ciudadanía o un crimen de lesa humanidad. Lo explicaré otra vez para que no haya malentendidos: los elementos identificadores de los seres humanos como humanos son los derechos humanos reconocidos en la Carta Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución. Cualquier recorte o merma de tales derechos y libertades supone un recorte o merma en la esencia misma del ser humano en cuanto humano; es un atentado contra la humanidad misma del ser humano, es un flagrante delito contra el ser humano; es un delito contra su humanidad y contra la humanidad misma de toda la humanidad; es un delito de lesa humanidad.

Contamíname, pero no con el humo que asfixia el aire,

ven, pero si con tus ojos y con tus bailes. 

Ven, pero no con la rabia y los malos sueños, 

Pero si con los labios que anuncian besos. 

Contamíname, mézclate conmigo, 

que bajo mi rama tendrás amigo. 

Contamíname, mézclate conmigo, 

que bajo mi rama tendrás amigo.






hasta el próximo día

jueves, 2 de julio de 2015

Diario de un perroflauta motorizado, 535


Ayer, mientras estuve en Puerta Cinegia, estuve pensando mucho en una novela que se me grabó a fuego en mis primeros años de juventud: La soledad del corredor de fondo, de Allan Sillitoe. En su primer relato, narra la historia de Colin, un muchacho que ingresa en un reformatorio por haber cometido un delito de poca monta (robar en una panadería), donde se intenta rehabilitar a los muchachos a través del deporte. Colin va mostrando sus dotes como corredor de fondo y en buena parte del relato vamos conociendo sus pensamientos, sus sensaciones en cada paraje, en cada trozo de suelo que pisa durante sus entrenamientos matutinos, en pleno invierno, bajo la lluvia o bajo la canícula veraniega.  Entrena, entrena y entrena. Corre y corre. El director del reformatorio, al ver la tenacidad y los tiempos, siempre en progreso, de Colin, lo inscribe como participante en una Copa Nacional donde se dan cita atletas de todos los reformatorios del país. Colin, sin embargo, tiene sus propios planes: en la carrera de fondo, Colin enseguida toma una buena ventaja sobre sus competidores, pero a pocos metros de llegar a la meta, se detiene, con gran desesperación del Director, a la vez que van pasando por delante de él los otros participantes  de la carrera.  Colin así y solo así ve consumado su triunfo como corredor de fondo. Toda una metáfora. Toda una fotografía de la carrera de fondo de un perroflauta motorizado.

Tony Richardson realizó en 1962 una película basada sobre este relato. Algunas pinceladas y el momento culminante del film y de la novela:




La mañana ha estado muy concurrida. Marisol se va unos días a descansar. ¡Disfruta y descansa! El miércoles próximo, 8 de julio, viajo a Málaga al III Encuentro “La educación que queremos”, organizado por Mareas por la Pública. A las 18,00 horas hablo sobre “La lucha ejemplar de un perroflauta motorizado. Antonio Aramayona (Zaragoza)” (el título, claro está, no es mío). Será estupendo compartir sobre educación tod@s l@s compañer@s asistentes y venid@s de toda España.






Hasta mañana

miércoles, 1 de julio de 2015

Por fin, John Lennon y F. pueden cantar juntos


 PUBLICADO HOY EN ELDIARIO.ES ARAGÓN

Hace treinta y muchos años, rara era la madrugada del domingo que F. no acabara en el calabozo de cualquier comisaria de la ciudad, tras ser atrapado en alguna redada policial entre los malolientes servicios de determinados cines de la ciudad. “No puedo resistirlo”, me confesaba alguna vez cuando llegaba, tarde, a la oficina. “Llega el viernes y no puedo resistirlo, Antonio”.

F. me hizo comprender que sencillamente era un ser humano como cualquier otro que se enamoraba fácilmente de cualquier hombre que le mirara directamente a los ojos y musitara con ternura promesas de amor y mentiras necesarias para sobrevivir otra semana. Pero la Ley de Vagos y Maleantes incluía también a los homosexuales: “A los homosexuales, rufianes y proxenetas, a los mendigos profesionales y a los que vivan de la mendicidad ajena, exploten menores de edad, enfermos mentales o lisiados, se les aplicarán para que cumplan todas sucesivamente, las medidas siguientes: …”. F. sufría mucho y su madre andaba siempre disgustada viendo las andanzas de su hijo y comprobando semana tras semana que F. no se “curaba” a pesar de sus rezos.

Con el paso de los años, le perdí la pista, pero un amigo común me contó años después que F. había pasado por el penal de Huelva, adonde iban algunos de los llamados homosexuales “activos” y donde se aplicaban como “cura” “terapias de aversión”, que incluían descargas eléctricas y lobotomías.

El domingo pasado pensé mucho en F. Lo imaginé celebrando el Día del Orgullo Gay en una espléndida carroza, orgulloso de sí mismo, con su corazón ya tan alegre como tranquilo, al lado de su pareja, un hombre maduro como él que cada día le regalaba cariño y apoyo. Lo imaginé también sintiendo como  hermanas y hermanos al colectivo de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales y recordándome con la misma sonrisa que F. me evoca mientras escribo estas líneas. Estuve a punto de acercarme a la manifestación o al vermut callejero del domingo para reclamar y festejar la igualdad en la sociedad, pero una orden de alejamiento me impedía tomar parte de una y de otro. Compréndelo, F., no pude acompañarte porque los biempensantes de la cachiporra son así de trogloditas.

Colectivamente, se celebraba también ese domingo que el Tribunal Supremo norteamericano había fallado por cinco votos a favor y cuatro en contra que el matrimonio homosexual es un derecho nacional y constitucional, por lo que las diferencias entre Estados a la hora de reconocer el matrimonio de parejas del mismo sexo llegaba definitivamente a su fin en Estados Unidos.

 Jeb Bush (hermano de George W. e hijo de George H. W. y actualmente candidato a la Presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano) declaró: “Guiado por mi fe, creo en el matrimonio tradicional (...) También creo que debemos amar a nuestro prójimo y respetar a los demás". Por la misma razón, faltó decirle que creía que los Denver Broncos ganarían este año la Super Bowl y que en 1916 la marmota saldrá en día nublado y por consiguiente el invierno terminará pronto.

Imagine no Religión, cantaba John Lennon.
Imagine there's no heaven / It's easy if you try / No hell below us / Above us only sky / Imagine all the people living for today, imagino que esté cantando ahora F. con el mismísimo John Lennon.





Diario de un perroflauta motorizado, 534


1 de julio, miércoles, entrada en vigor de la denominada Ley Mordaza. Pongámonos en lo mejor. Los pararrayos están hechos para recibir rayos. Los lapiceros, no. Pongámonos a partir de hoy en que somos lapiceros. Al parecer, además del articulado material, me han dicho algunos letrados que depende de la interpretación del juez o la jueza de turno. En definitiva, un imponderable. Lo único cierto es que continuaré haciendo y dejando de hacer a partir de hoy lo mismo que he venido haciendo hasta ahora, con Ley o sin Ley Mordaza.




La realidad, sin embargo, ha sido gloriosa. Tras una hora -¡gloriosa!- de soledad en Puerta Cinegia, durante la que he pensado y sentido mucho y bien, han ido llegando coches de la policía local y nacional, aparcados a una decena de metros. He repasado velozmente qué había hecho o dejado de hacer (he cantado cuatro veces a las doce del mediodía –solo, eso sí…- el Canto a la Libertad) finalmente he visto aparecer un grupo de personas de Stop Desahucios, que han acabado a las puertas de un banco cercano. Pasados unos quince minutos, se han acercado hasta Puerta Cinegia. Conozco a much@s de ell@s, buenas personas, generosas y luchadoras, y allí hemos estado hablando, cantando y fotografiándonos. Ha sido una gran alegría y un honor para mí.

A renglón seguido ha llegado Julio, cantautor, músico en la calle, además de una persona peruana culta, buena y de buen corazón. Mañana comeremos juntos.

(Esto se va pareciendo poco a los del palo y las flores que van cantado el Alabaré… ejem…).

Continuemos el camino hacia el mismo horizonte. Junt@s. Sin variar el rumbo. Sin vacilar. Tal como éramos. Continuemos siendo y caminando.



hasta mañana