martes, 19 de enero de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 635


Nos están inflando de noticias sobre posibles pactos de Gobierno en España, con PP, PSOE y Ciudadanos, como principales protagonistas, dado que los grandes poderes financieros y políticos españoles y europeos desean que nada cambie y todo permanezca. Desde los repetidos cantos de sirena de la emergencia nacional que supone el peligro de que se rompa España y la necesidad de mantener la supuesta mejoría económica lograda por el Gobierno de Mariano Rajoy, presionan y presionan desde dentro y desde fuera a Pedro Sánchez para que facilite cuanto antes esa coalición, con su apoyo directo y explícito o al menos mediante la abstención de su Partido, el PSOE.

Entretanto (¡misión cumplida!), no se informa de que desde hace meses  la Comisión Europea, escéptica sobre el cumplimiento por parte de España de sus objetivos de reducir el déficit público al 4,2% y al 2,8 % en 2015 y 2016, respectivamente, ha comunicado que para corregir tales desvíos de déficit España deberá acometer otros recortes por 10.000 millones de euros adicionales a los Presupuestos aprobados “manu militari” con la mayoría absoluta del anterior Gobierno del PP.

10.000 millones más de recortes, a sumar a lo ya recortado desde 2010 y a lo previsto de recortar en 2016. 10.000 millones de euros a costa de los servicios públicos y as necesidades de la clase trabajadora, de la ciudadanía y del pueblo. La única forma de afrontar tales recortes tan impopulares un Gobierno es logrando que sean varios palos los que aguanten la vela y compartan las protestas.


Obedientemente, Rajoy presentaba el otoño pasado en Bruselas sus Presupuestos y la Comisión Europea la le advirtió de que corría el riesgo de incumplir las reglas de consolidación fiscal de la eurozona, a tenor de lo constitucionalmente consolidado tras la reforma del artículo 135 de la Constitución de 1978. Dijsselbloem en una rueda de prensa tras una reunión del Eurogrupo, del que es Presidente, pronunció unas palabras que siguen grabadas a fuego sobre el futuro de muchos españoles y españolas: "El gobierno español no adoptará ninguna medida. Esta tarea se dejará al próximo gobierno que, si fuese necesario, tomará las medidas necesarias para garantizar que el presupuesto cumpla con las reglas".

Desde mi punto de vista, solo quedan a la ciudadanía dos formas de oponerse realmente a esta nueva demolición de nuestros derechos y libertades: la HUELGA GENERAL INDEFINIDA  y la DESOBEDIENCIA CIVIL generalizada y pacífica.

Ella Fitzgerald también está convencido de ello. Basta escucharle en su The Man I Love para quedar persuadidos de que está con tod@s nosotr@s.



Hasta el próximo día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.