viernes, 11 de diciembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 625


Último día de la penúltima semana ante Capitanía General, pues llegan el día anhelado (anhelo de que acabe y termine pronto: ¡menuda pesadilla esta Campaña Electoral corralera). Personalmente, no me hace falta ninguna Campaña para saber qué número de pie calza cada uno y de qué van realmente los grupos que lideran. Para eso he tenido cuatro años viéndolos donde deben estar (o no viéndolos), escuchándolos (y creyéndome o no lo que dicen)… Me hartan las campañas electorales antes de que empiecen. Me hartan sus programas (casi todos en casi todo una gran montaña de palabras y promesas similares). He hecho una lista de sus presencias en los momentos importantes de la ciudadanía, como desahucios, ERE’s, camas y sillas de dependientes, colas de parados en las Oficinas de Empleo, protestas contra las maniobras de la OTAN en mi tierra, compromiso por la sanidad pública, la muerte digna, la educación pública, un sistema público firme de pensiones… Sé a qué grupo y por qué y para qué votar. Votaré al partido que me rompa menos el corazón y la mente, mis convicciones y mis valores. Y los cálculos estadísticos los mando al carajo.

No ha habido, como, al parecer, estaba anunciado concentración alguna de Unidad Popular, Alberto Garzón incluido, en la puerta de la Capitanía General por la paz y contra la guerra. Se han concentrado en plaza Sinués, más cerca de su sede, en la trasera del Teatro Principal, un sitio que seguramente habrá molestado poco a las Fuerzas Armadas. Personalmente, lo prefiero así. No es la primera vez que llega un partido y su líder al lugar donde otros ciudadanos llevan meses o años denunciando y reivindicando diariamente, para finalmente montar un circo propagandístico de baja estofa. Al menos Unidad Popular no ha tenido que responder a la pregunta de qué y dónde han estado cada día reivindicando la paz y denunciando la guerra en la calle, ante y con la gente y el pueblo. Eso sí, hemos estado mucha gente durante una mañana muy fría, congeladora, con una gran humedad y un cielo encapotado desde hace ya muchos días.









Silvia Pérez Cruz con Las  Migas ríen, vuelan y cantan A mí me mueve el aire.
¡VIVA EL AIRE!



Hasta el próximo día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.