lunes, 14 de diciembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 626



Última semana ante Capitanía antes de las Elecciones del 20-D. En un país cada vez con población más envejecida por dentro y por fuera, el Gran Recortador se apresta a cortarnos todo lo que encuentre. No es país para viejos (por dentro)… 

He ido a primera hora de la mañana a por las recetas habituales (más de un talonario). Después, 10,45 a.m. me he puesto ya ante Capitanía General con mi cartel OTRA VEZ NO A LA GUERRA. A las 11,15 ha llegado Beatriz y le he comunicado   que, como tarde, me iba a las 12 a casa, pues no puedo soportar tanto frío, tanta humedad en plena plaza sin el menor resguardo. A las 11,25 he emprendido el camino de vuelta a casa: mis fuerzas y mi salud están cada vez más deterioradas y he de admitir/aceptar que la entropía está haciendo mella en mí. Me voy a pensar tomarme un descanso hasta después de todas estas fiestas. Mi cabeza me dice una cosa y la contraria, a la vez. Mi cuerpo solo me está diciendo ya una sola.



El fin de semana ha estado marcado por el gran número de iniciativas recibidas a raíz de la denegación de ayuda para el recambio de mi silla de ruedas. En primer lugar, lo publiqué en  mi blog

Algunos medios se han hecho eco de los hechos allí referidos:

AraInfo

Diario del Aire

Heraldo Sanitario de Oregón


También hay cierto movimiento en Twitter (#UrsulaRecapacite) y en Facebook (en mi página y en otras muchas, que se han solidarizado con mi causa). Incluso parece atisbarse un reportaje en un señalado medio digital.

En fin, veremos.



HOY MÁS QUE NUNCA DEBO DECIR QUE, DE UN MODO U OTRO, RESISTIREMOS


Hasta mañana




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.