jueves, 9 de junio de 2016

Diario de un perroflauta motorizado, 723


Ayer volví de Madrid. En el Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz nació el 6 de junio Marcos, hijo segundo de Javier y de Pilar, hermano de Daniel, y ya mi segundo nieto. Todos están bien, la mar de contentos, Javier exultante de vida y de alegría, Marcos pegado a su madre en una maravillosa simbiosis del hijo y la madre aun acontecido ya el nacimiento.

Siempre que veo a un recién nacido me parece que es la primera vez que percibo el desvalimiento de un recién nacido y la pletórica fortaleza de sus padres. Somos pequeñas y fugaces centellas entre millones de galaxias, pero eso aumenta aún más la grandeza de la vida, que, en su plena pujanza, rompe el pecho del cielo y de la tierra, bajo una lluvia de incógnitas. Cada abrazo que di, especialmente a mi hijo Javier, en aquel hospital fue un abrazo que borra las líneas delimitadoras de la identidad de cada ser y de cada persona. Sentí fusionarme con el universo en expansión a través de los cariñosos abrazos de Javier y de Bego, también presente allí por escasas horas, pues por la tarde volaba a Colombia. El cielo y mi pecho se rasgaron y dejaron en carme viva a miles de estrellas titilantes en una noche oscura.

Cuando nació Daniel, colgué en este blog desde la habitación de un hotel de Toulouse, la misma canción, el mismo mensaje que ahora repito y repito mientras pienso en Marcos.


6 comentarios:

  1. Enhorabuena a toda la familia...
    Me encanta leerte siempre, pero cuando lo haces como hoy, tu prosa es abasolutamente poética.
    Un abrazo grande, Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Tino. Somos amigos y compañeros de camino. Mi alegría es la tuya. Ambos estamos, pues, de enhorabuena. Un gran abrazo

      Eliminar
  2. que alegría tan grande volver a sentir ese privilegio de nacer un nuevo ser en tu descendencia . Enhorabuena a ti y asus papis y hermano .Besos a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, hermanos míos! Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Tu alegría es mi alegría Antonio. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto, muchos besos y abrazos y mil gracias

    ResponderEliminar

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.