sábado, 18 de junio de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 728


Es curioso, incluso sorprendente, que la realidad se haga líquida, que fluya y fluya a lo largo de cada instante, y que a la vez se torne densa, consistente. Sartre describía así la percepción del mundo a través de lo que denominaba “náusea”. Sin embargo, es todo lo contrario: el mundo y la vida se muestran en su ser más entitativo precisamente porque se los puede percibir desde la sencillez. Es así también cuando el espacio y el tiempo pueden ser abrazados con franqueza, con una inocencia casi olvidada, con lisa y llana naturalidad.

Un solo momento vivido así pesa más que millones de momentos que pasan desapercibidos ante nuestros ojos y se escapan de nuestras manos. Félix me pide mi voz y se la entrego, aun a sabiendas de que hace ya tiempo que la tiene. Carles y yo conversamos con complicidad. Jorge y yo nos sonreímos entre cómplices y jugosas conversaciones de lo que pasa y lo que no pasa y lo que debería pasar. Ana siempre está ahí. Y Marisol guarda silencio porque ya no nos hace falta decir una sola palabra. Y toda una familia comparte lo mejor de mí en su siempre acogedor cañaveral.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.