viernes, 3 de junio de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 720


He repasado, como cada mañana, los principales titulares de la prensa de Españistán. Líos, autobombos, descalificaciones, lemas con corazones, sonrisas de un país, más pufos económicos… y mucho silencio sobre lo más importante.

El paro ha descendido en Aragón: 4.661 empleos más. Y después, silencio. Las personas carentes de trabajo o que padecen trabajos precarios de hambre o que no cuentan con ninguna cobertura al desempleo o que no llegan a final de mes o que comen muy poco o sin luz, sin techo y sin nada de nada son MULTITUD. Pero de esas personas no se habla. En Españistán se vive peor que antes y estamos asistiendo indiferentes a un masivo “juventicidio”: salvo contadas excepciones, los/las jóvenes actuales emigran o quedan sumidas en la más oscura de las incertidumbres.

Silencio, silencio, silencio…



Nada se dice ya de los refugiados en Grecia y Macedonia, de la oleada de xenofobia que recorre Europa. Silencio. Silencio. El silencio es hoy alquitrán, tierra y barro destinados a rellenar tumbas, vitriolo del alma.

Entretanto, cada día soy más rico en encuentros con personas amigas y queridas con las que compartir una caña, mil palabras y mil silencios (silencios de los buenos y acogedores). Soy rico, mi gran fortuna son todas las personas amigas que me hacen afortunado. Recordamos, re-vivimos, re-accionamos. ¡Gracias a la vida que me ha dado tanto!



Begoña se va unos días a Colombia por trabajo y por descanso. ¡Bien! Está en camino. Queda en Madrid mi segundo nieto/a, que llama ya a la puerta. ¡Maravilla!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.