martes, 14 de junio de 2016

Solo ante la urna


Vaya por delante que voy a votar el 26 de junio. Quiero y debo votar, pues me indigna haber vivido durante los últimos cuatro años del Gobierno Popular en un país depauperado y sometido a la sistemática demolición de sus derechos y libertades. Sin embargo, tampoco quiero llevarme a engaño: no votaremos propiamente a los miembros del Congreso y del Senado que decidirán un Gobierno para los próximos cuatro años, sino a unos simples Gestores o Administradores de unas líneas elementales de gobierno ya decididas por otras instancias políticas superiores (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional. Comisión Europea…), así como también, como  los llamó Adam Smith, por los “amos de la humanidad” (conglomerado de empresas multinacionales, grandes instituciones financieras, etc.).



Estamos pillados y bien pillados especialmente desde agosto de 2011, cuando por iniciativa del Presidente del Gobierno, el socialista Rodríguez Zapatero, y con el apoyo unánime del PSOE y del PP, quedó reformado el artículo 135 de la actual Constitución Española, estableciendo el “principio de estabilidad presupuestaria”, por el que el pago de la deuda pública es prioritario frente a cualquier otro gasto del Estado en los presupuestos generales, sin enmienda o modificación posible. Desde esa fecha España es más pobre y más desigual, una minoría rica es cada vez más rica, a la vez que un sector considerable y creciente de la población carece de trabajo y de ingresos suficientes para vivir dignamente, pues desde las instituciones decisorias de la Eurozona se obliga al Gobierno a “ajustar” (recortar, cercenar, amputar…) los gastos sociales y los servicios fundamentales de la ciudadanía (educación, trabajo, pensiones, sanidad, dependencia, etc.).



Estoy leyendo con tanto detenimiento como escéptico tedio los programas electorales de los distintos grupos políticos que se presentan a las elecciones del 26-J. Los partidos perpetradores de la “contrarreforma” constitucional del artículo 135 (PSOE y PP) no abordan esta cuestión, otro tanto puede decirse de Ciudadanos, mientras que en el programa de Unidos Podemos se encuentra etéreos futuribles como un “avance (¡ay!) hacia el Impuesto de Transacciones Financieras”, una “reestructuración de la Deuda Pública” , así como un “derogaremos y devolveremos a su estado anterior el artículo 135 de la Constitución Española”. Algo es algo, sin duda, y constituye una ventana abierta a la esperanza de una mejora del actual estado de cosas, aunque no podemos olvidar que el principio de estabilidad presupuestaria del artículo 135 está apuntalado y aherrojado por una legislación europea (principalmente, el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria del 2 de marzo de 2012, firmado también por el Estado Español), que permite, de hecho, pocos cambios, mientras se esté dispuesto a respetar las ruinosas reglas de juego establecidas en y para la Eurozona.

Voy a votar, pues, el 26 de junio, pero consciente también de que así estoy votando dos instituciones legislativas (Congreso y Senado) que ratificarán en su día la necesaria Gestoría Nacional (por mucho que se la quiera seguir llamando “Gobierno”) de los dictados provenientes de esos “amos de la humanidad” de Adam Smith que dominan el mundo entero, y que determinan qué pueden y deben, y qué no pueden ni deben hacer los respectivos Gobiernos (o las Gestorías, como se prefiera) de cada país. 



Votaré con ilusión (en todos los sentidos de la palabra) la opción que considero menos mala con la esperanza de que en los próximos cuatro años se amortigüe los recortes que ineludiblemente han dictado llevar a cabo desde Bruselas, la City, Frankfurt, y desde vete a saber dónde más. Hasta el aspirante a gobernante español más progre ha visto pelar las barbas de su vecino Tsipras, y tiene ya puestas a remojar las suyas propias. España y el mundo entero necesitan una buena pasada por una contundente revolución (interior y exterior), pero la cosa no está para esos bollos. En cualquier caso, las próximas fechas veraniegas vienen que ni pintiparadas, quizá porque a menudo suelen ser bastante contrarrevolucionarias: 26 junio, Octavos de Final; 6-7 de julio, Semifinales; 10 de julio, Final. En otras palabras, todo tendrá un perfecto acabado si España gana o roza la Eurocopa de fútbol. De lo contrario, en agosto están los Juegos Olímpicos de Brasil, más los fichajes/culebrones de fútbol de última hora, y sin olvidar las tropecientas cosas más cuyo dolor, picor y escozor  sufrimos desde hace tantos años en silencio.  Pues bien, votamos y, al votar, parece como si muchas de nuestras hemorroides nacionales encogieran.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.