sábado, 11 de junio de 2011

Sobre la elección de J.A. Belloch como alcalde de Zaragoza y algunas de sus circunstancias

Obsérvese que Belloch pone la mano y mira la Biblia, no la Constitución


Hoy ha sido elegido Juan Alberto Belloch alcalde de Zaragoza con los votos de su propio partido, más los votos de CHA e IU.
Como muestra de su nuevo talante progresista y democrático, el crucifijo que Belloch guarda  en su despacho y que hace traer y llevar mensualmente al salón de Plenos ha presidido dicho Salón, donde ha transcurrido toda la ceremonia.
Por otro lado,  sobre la mesa donde cada concejal jura o promete su cargo había una Biblia y una Constitución, juntas, en igualdad de condiciones. ¿Aconfesionalidad del Estado?
En esas condiciones han jurado o prometido sus cargos todos los concejales electos del PP y del PSOE, al igual que los tres concejales de CHA y los tres de IU, lo que llama poderosamente la atención desde una perspectiva laicista.
En efecto, ya un año antes los supremos órganos de dirección regionales de CHA e IU firmaron y ratificaron oficialmente el Manifiesto por la laicidad de las instituciones del Estado, propuesto por la asociación aragonesa Movimiento hacia un Estado Laico (MHUEL), que transcribo a continuación:

Manifiesto por la laicidad de las instituciones del Estado
                   CONSIDERANDO
Que el Estado español es un Estado aconfesional, tal como queda expresado en el artículo 16.3 de la Constitución española
Que, sobre esta misma base, todas las instituciones del Estado y todos los cargos y representantes electos para tales instituciones han de ser en calidad de tales aconfesionales
Que los recintos, símbolos, actos y celebraciones relacionados con el desempeño del cargo de esos representantes deben ser igualmente aconfesionales

                     ES PRECISO
1.    Que en el acto de toma de posesión de cargos institucionales no haya objetos, símbolos y fórmulas pertenecientes a alguna confesión religiosa
2.    Que en el caso de haber por imposición símbolos o ritos confesionales en el acto de posesión de cargos institucionales, se decida no tomar posesión del propio cargo en ese acto
3.    Que en el caso de darse por imposición símbolos o ritos confesionales en el acto de posesión de cargos institucionales y haber decidido no tomar posesión del propio cargo en ese acto, se reclame otro acto de posesión del propio cargo exclusivamente aconfesional
4.    Que las celebraciones y ceremonias públicas  sean aconfesionales
5.    Que en los lugares pertenecientes a la institución para la que se haya sido elegido no haya ningún símbolo confesional
6.    Que en las celebraciones privadas confesionales no haya presencia de cargos públicos del Estado, en calidad de tales y en cualquiera de sus niveles.
7.    Que los representantes del pueblo, elegidos por el pueblo, declaren y proclamen públicamente su voluntad firme e incondicional de llevar a cabo todas estas propuestas, en la medida y en el nivel que correspondan a su cargo
No es preciso ser un lince para constatar de inmediato que ambos Partidos han incumplido su compromiso de llevar a cabo y hacer realidad todas y cada una de las propuestas del Manifiesto que firmaron y prometieron cumplir.
Lamentablemente, se trata, sin duda, de una decepción para el pueblo zaragozano y para toda la ciudadanía que aspira y lucha por la consecución de un Estado laico y aconfesional.
Para compensar algo esta mala noticia, Federico Escobar, hasta ahora concejal por IU en el Ayuntamiento de Sabiñánigo, comunica que
"Toma de posesión de cargos públicos en Sabiñánigo sin símbolos religiosos. Por primer año, todos los concejales y concejalas han prometido o jurado ante la constitución sin solicitar ningún símbolo religioso. Algo que parece normal es noticia por ser la primera vez en la historia de nuestra ciudad. Felicidades a todos"
A esta bocanada de aire fresco proveniente de Sabiñánigo, se unen hechos similares en Rivas Vaciamadrid y otras localidades españolas.

2 comentarios:

  1. es bastante mas peligrosa la constitucion que la biblia

    ResponderEliminar
  2. Eso decían Franco y sus golpistas, sí...

    ResponderEliminar

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.