viernes, 13 de noviembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 605


Se acerca Sam Keen al portal de la sede del PP. Me mira de soslayo; después, saluda. ¿Cómo te va, Antonio? Y yo: Bien, gracias, Sam. Y él: Me alegro. Y añade: He estado pensando. Y yo: ¿En qué, Sam? Y Sam: En tu país. Te he escuchado decir a menudo que tu país es un país de cainitas: se descalifica y se mata, a la vez que la palabra cada vez os dura menos en los labios. Sí…, admito. Y Sam: Aquí tienes un poema que escribí hace tiempo. Lo titulé “La creación del enemigo”. Gracias, Sam, le dije mientras echaba una ojeada a la hoja de papel que me había entregado. Cuando levanté la cabeza, Sam Kenn ya se había marchado. Entonces leí poniendo los cinco sentidos:

Comienza con un lienzo en blanco.
Esboza en él siluetas de hombres, mujeres y niños.
Hunde la brocha en el pozo de tu propia oscuridad,
Dibuja en la cara de tu enemigo la codicia, el odio y la crueldad
que no te atreves a reconocer como propias.
Ensombrece todo asomo de simpatía en sus rostros.
Borra cualquier resto de la miríada de amores, esperanzas y miedos
que residen en el caleidoscopio de su corazón infinito.
Deforma su sonrisa en una mueca cruel.
Arranca la carne de sus huesos
hasta que sólo quede el abstracto esqueleto de la muerte.
Exagera cada rasgo humano hasta metamorfosearlo
en bestia, alimaña, insecto.
Rellena el fondo de tu lienzo con los demonios y figuras malignas
que alimentan nuestras pesadillas ancestrales.
Cuando tu cuadro esté completo podrás matarlos sin culpa y
despedazarlos sin sentir vergüenza.
Lo que has destruido, simplemente, es un enemigo de tu Dios.

Me quedé algo perplejo. Llegó a los pocos minutos otro hombre, avanzado en años. Lo reconocí enseguida. Era George Steiner. Me entregó un libro que yo ya tenía en casa: Los libros que nunca he escrito. Tenía señalada una página con un trozo de papel y en su último párrafo decía:



"Lo que yo propondría fervientemente es esto: la fe o la falta de fe es o debiera ser el elemento más privado, más discretamente protegido de la persona humana. El alma también debe tener sus partes íntimas. La publicación abarata y falsifica la fe de manera irremediable. El creyente adulto trata de estar solo con su Dios. Como yo trato de estar con Su soberana ausencia. Ya he dicho - he dejado de decir - demasiado".

No lo apliques solamente a la religión o al agnosticismo, sino a la vida en general, particularmente hoy al trasiego político en que está asfixiándose ti país, me aconsejó. Y se fue. Después abrí los ojos, y me vi en la Gran Vía, medio ahogado por el humo de los coches y las motos, a la vez que algunas personas iban entrando y saliendo de la sede del Partido Popular. 

Jornada de contratiempos. Por un despiste, la mañana se me ha torcido nada más salir por una tontería que ha solucionado cerrajero. Bea sigue malita. Marisol, metida en mil asuntos. Yo, en mil fregados. Total, que no hemos ido hoy cabe el portal de la sede del PP. El lunes será otro día. Marcos ha sido mi grato acompañante durante la mañana, haciendo gestiones varias.

Beethoven ha puesto el broche de oro. Inundó la Gran Vía con el 3º movimiento de su sonata nº 23. La niebla ha sido espesa en Zaragoza, pero su piano ha colmado mi espíritu de energía y de pasión.



Hasta el próximo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.