martes, 17 de noviembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 607



El poeta checo/austrohúngaro Rainer Maria Rilke me invitó a tomar esta mañana un café en Los Espumosos de Sagasta. Nada más encontrar un hueco en la barra me dice: “¿Te quieres creer que siendo yo secretario del famoso escultor Auguste Rodin que éste accedía a que yo le leyera mis poemas sabiendo perfectamente que Rodin no entendía ni una palabra de alemán?”. Mientras sorbía el café lentamente, me preguntaba si no hacíamos cada mañana de Rilke en la Gran Vía zaragozana, cabe la sede del PP aragonés. Lo que Rilke no me contó fue que Rodin lo echó a los pocos meses, probablemente harto, si bien Rilke nunca dejó de admirarlo. “Las cosas se hacen verdaderamente reales cuando el hombre las incorpora a su interior, porque entonces quedan a salvo de la fugacidad y la caducidad. Es el Weltinnenraum, ya sabes”, continuaba monologando. Yo solo podía decir monosílabos que Rilke parecía no escuchar. Acabó, antes de despedirnos con una pregunta: “¿Te parecería adecuado para mi tumba un epitafio que inventé esta misma mañana? Dice así: Contradicción pura en el deleite de ser el sueño de nadie bajo tantos párpados”. Bello, muy bello”, le respondí. Y le rogué, antes de despedirnos: “Anda, dame un abrazo”.

Marisol se repone bien, me ha dicho Pedro, al que he encontrado en la calle. Beatriz desenreda el ovillo de Ariadna en medio del laberinto. O no ha entendido nada o ha entendido demasiado. ¡Pobre Gustavo!

Marga y yo hemos pasado una mañana tranquila cabe el portal de la sede del PP. María José y otras personas más nos han visitando muy gratamente.


Bobby Bare nos canta Find Out What's Happening para que abramos bien los ojos a los que está ocurriendo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.