miércoles, 18 de noviembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 608


Me levanto esta mañana con la noticia de que el sueldo medio declarado a Hacienda cae al nivel más bajo desde 2007 (¡qué pasaría si estuviesen incluidos también los salarios de explotación hundidos en el mar de la precariedad y del abuso!). La noticia pasará hoy sin pena ni gloria, pues solo importan las redadas de yihadistas en París y en toda Europa, los bombardeos de quienes defienden los valores occidentales frente a “la barbarie”, así como las últimas declaraciones de la CUP, Junts Pel Si y ante todo y sobre todo las de Albert Rivera, en una campaña propagandística que resiste pocas comparaciones en España.

Por otro lado, François Hollande propone una reforma constitucional y un endurecimiento de las medidas militares y judiciales para actuar contra el terrorismo, para permitir a los poderes públicos actuar, respetando el Estado de derecho, contra el terrorismo de guerra". Entre otras medidas, prolongar durante tres meses el estado de emergencia, endurecer “el tratamiento jurídico del radicalismo y el terrorismo”, empezando por la retirada de la nacionalidad a quienes tengan doble nacionalidad y sean condenados por una serie de delitos que atenten contra el Estado o contra sus valores fundamentales. Hollande repite y repite la “defensa de los valores franceses”, y se fotografía ante aviones de combate y entre tambores de guerra. Entretanto lloran de pena y decepción Diderot, Voltaire, Condorcet, Chateaubriand, Montesquieu, Rousseau, Bergson, Camus, Merleau-Ponty, Montaigne, Pascal, Lévi-Strauss, Malebranche, Derrida, Althusser, Foucault…

Si el Gobierno se mete en el fregado bélico, no descarto ponerme muy pronto en plena plaza de Aragón, ante Capitanía general del Ejército, con un cartel que proclame NO A LA GUERRA.

Hoy, estaré dedicado a preparar la charla de mañana en el Colegio de Abogados de Zaragoza  sobre el derecho a la libertad de expresión con Lourdes Barón, abogada penalista de ALAZ, que me ha demostrado varias veces ya, en tribunales y comisarías, su buen saber y su buen hacer.


La mañana ha sido buena, a pesar del frío, que aumenta día a día. Beatriz, Pedro, Carolina, Astrid y yo podemos atestiguarlo.






Manu Chao nos canta Clandestino. Manu Charo,cantautor francés, hijo de vasca y gallego, músico callejero y perroflauta en sus inicios, cantor en mil idiomas, soñador de mil utopías.



Hasta mañana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.