jueves, 19 de noviembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 609


Hoy está marcado por las 18,30 horas en el Colegio de Abogados de Zaragoza, donde con mi abogada penalista Lourdes Barón participo en una charla sobre el derecho a la libre expresión (también en los escraches). Me siento muy bien al pensar en ello porque la mente y el corazón se me van de inmediato a todas las personas que han estado conmigo y con tod@s nosotr@s a lo largo de estos dos años y medio reivindicando y denunciando. ¡Ha merecido la pena!


Cada vez estoy más convencido de que, ingenuos, aseguramos que “esto solo tiene remedio” mediante la revolución noviolenta, cuando en realidad acontece cada día en nuestras calles y nuestro país una contrarrevolución feroz. Las clases dominantes y el poder, los amos del dinero y de las armas, han diseñado un plan que día a día se hace más realidad. La pasividad, el miedo, el aparente desinterés de tanta gente forman parte de esa misma contrarrevolución. Por eso hay días en que necesito ensimismarme, concentrarme en el porqué y el para qué de mi devenir diario por las calles, denunciando recortes y revindicando derechos y libertades, aguantando lo que venga. Solo así es posible salir un día tras otro a la calle.

ANECDOTARIO DE AYER. Tres hombres del PP en la puerta de la sede de su partido, refiriéndose a mí, con mi cartel, sin dejar en ningún momento mi pose de esfinge:
1.    Bueno, a este lo tendréis ya en nómina, ¿no?
2.    Pues sí, estamos pensando en darle una llave del local.
3.    ¿Pero este no es el que estaba en la calle Alfonso?

Rudi y otros altos cargos del PP han pasado también hoy por delante de nosotr@s. Mañana buena en una buena mañana.





Mozart recorre conmigo el Paseo de Sagasta, entre compases de su concierto para trompa nº 2.



Hasta mañana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.