miércoles, 23 de septiembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 572


Hoy me he puesto camiseta. Algo por el medio frío que hace en esa acera de la Gran Vía zaragozana, y mucho porque en esa camiseta regalada en un cumpleaños por mi hija Begoña puede leerse en su parte delantera “Ein kluges Wort und schon ist man kommunist”, traducido en la parte posterior como “una palabra sensata y ya es uno comunista”. Es el texto de un póster (muy conocido en tierras germanas a principios de los 70) que hace muchos años tuve colgado en la pared. Total, que me siento Superman con esa camiseta… Ahora ya no te tildan de comunista en cuanto dices algo sensato y razonable. Ahora pueden llamarte probablemente radical o populista. El lenguaje y su interpretación están al servicio de los intereses del poder. Las etiquetas o estereotipos, también.

Hoy, bajo un viento muy fuerte y baja temperatura, un guardia de seguridad privada ha salido del la sede del PP al poco de  llegar, y tras saludar tímidamente, ha mirado dónde y cómo estaba yo ubicado y me ha comunicado que, de estar así, no tendría ningún problema. Ese ha sido el mensaje directo. He interpretado otro mensaje más, indirecto: no va a haber reacción alguna por parte de los de allí dentro, por lo que si yo estaba buscando publicidad o algún tipo de reacción, voy aviado. Como estaba escuchando en esos momentos la Sinfonía Inacabada de Schubert, no he podido menos que sonreír para mí mismo.



Por lo demás, un hombre se ha acercado pretendiendo darme unos céntimos de limosna (ayer, una mujer joven minusválida se acercó para ofrecerme ayuda y se quedó unos minutos lamentando el estado en que se encontraba la ley de dependencia), otro hombre se ha sorprendido de que ún no me hubieran echado, Ismael ha estado un rato allí, conmigo, y Juan y Pablo, con sus espléndidas cámaras fotográficas me han hecho compañía (la foto de hoy está hecha por Pablo con mi móvil). Algunos conocidos gerifaltes del PP han desfilado ante mí a lo largo de la mañana.

En Puerta Cinegia Marisol y Beatriz han seguido manteniendo carteles y mensajes con todo su animoso espíritu.  ¡Qué grandes mujeres!


Hoy comienza el otoño. Vivaldi nos deleita con su Otoño


Hasta mañana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.