lunes, 28 de septiembre de 2015

Diario de un profeflauta motorizado, 575


             Daniel y papás ya están en Madrid, después de unos días maravillosos. ¡Qué bonita es la vida, sobre todo en edades tan tiernas, tan recién estrenadas! ¡Cuánto se puede aprender de un ser humano en su niñez!

Cataluña se ha despertado bajo el mantra de “el independentismo consigue la mayoría en escaños, pero no en votos”. Me viene a la memoria mi artículo publicado el domingo, 20 de septiembre: ¿Qué es eso de la mayoría absoluta? http://lautopiaesposible.blogspot.com.es/2015/09/que-es-eso-de-la-mayoria-absoluta.html, Transcribo solo este punto:

“El Partido Popular obtuvo en 2011 un sonoro triunfo electoral obteniendo “la mayoría absoluta”. Sin embargo, la realidad revela otras facetas distintas: el Partido de Mariano Rajoy obtuvo 10.866.566 votos para el Congreso, lo que convierte su mayoría absoluta en un 44,62 % de los votos  (24.666.441 para el Congreso, menos para el Senado) y de un pobre 30,3 % del total del censo (35.779.491). Un 30,3% de la ciudadanía española (mucho menos de “la mitad más uno”) llevaron a gobernar a un Partido que impuso al 100% de la ciudadanía unas leyes, reformas, recortes y medidas que han ido llevando al empobrecimiento y precarización de una buena parte de la población. ¿Vale, pues, según el sistema electoral, una “mayoría absoluta” de solo un 44,62% de los votantes y del 30% de todos los españoles? ¿Podría aplicarse este concepto de mayoría absoluta a otros casos electorales?”

Ayer el diario El País en versión digital resaltaba cuántos votos precisaba un diputado en Barcelona y otro en Girona. Espero que haga lo mismo en las elecciones generales de diciembre respecto del número de votos que se necesita para ser diputado en Soria o Lugo y en Madrid o Barcelona. Los medios de comunicación, en su mayor parte, cada vez se revelan más como tramposos.

En Puerta Cinegia, Marisol resume la mañana: “tranquilidad”. Algo similar ha ocurrido en el portal de la sede del PP Aragón.





Mi buen amigo Fernando me envía una justa corrección respecto de la música que puese en el Diario del viernes: “No es "mio bambino" sino "mio babbino" que significa justo lo contrario de lo que parece. En italiano, babbino quiere decir algo así como nuestro "papaíto". Nada que ver con los nenes”. ¡Gracias, maestro!


Albéniz nos ofrece una dulce melodía apropiada para estos días: Cataluña. La escucho con emoción y enviando un abrazo a tod@s y cada un@ de l@s catalan@s del mundo.



Hasta mañana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.