viernes, 12 de febrero de 2016

Diario de un perroflauta motorizado, 653. Con ALAZ


Hoy va a ser un día grande. Queremos que sea una celebración y un homenaje a ALAZ (Asociación Libre de Abogados de Zaragoza) desde nuestra (Marisol, Marga y yo) gratitud y admiración para con todos ell@s, especialmente Lourdes Barón, Paula Hormigón, Javier Checa y demás miembros de la Asociación. También asistirá Javier Alcober, Presidente de la Sección de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Zaragoza. 



Hace varios años nos conocimos en una conocida cafetería de la calle Alfonso I de Zaragoza, con motivo del juicio el 3 de julio del 2014 por “desobediencia a la autoridad” al negarnos a irnos de las inmediaciones del portal de la por entonces Consejera de Educación con el Gobierno Popular de Rudi, Mª Dolores Serrat. La asesoría fue impecable y pudimos comprobar la brillante y contundente defensa, ya en el juicio, de Lourdes Barón, Javier Checa y Marta Aparicio. Nos declararon inocentes de las “faltas contra el orden público”, en una sentencia que marcó un hito sobre qué es y no es “desobediencia a la autoridad” en el maro del derecho a la libertad de expresión. La Audiencia Provincial desestimó el recurso posterior del Fiscal.


A raíz de colocarme junto al portal del Delegado del Gobierno por los derechos y las libertades y contra los recortes del Gobierno del PP, Lourdes Barón continuó mostrando sus dotes de abogada penalista y su generosa entrega como profesional. De hecho, ya acusado por el fical/Delegado de dos delitos por injurias y coacciones, he acabado absuelto de toda culpa y liberado de la orden de alejamiento de 200 metros del Delegado, constatando paso a paso (hasta llegar a la confirmación de la sentencia absolutoria en la Audiencia Provincial) la sabiduría y del tino jurídico de Lourdes Barón.

Lourdes Barón, segunda a la izquierda, recibiendo en diciembre de 215 en el Colegio de Abogados de Zaragoza el Premio Solidaridad y Valores. 

Algo similar puedo decir de la abogada, especialista en Administrativo, Paula Hormigón, autora de múltiples recursos y alegaciones a raíz de las varias sanciones recibidas y especialmente del Recurso de Alzada al que lamentablemente nos ha llevado la Directora Provincial de Muface en Zaragoza con motivo de la denegación de la solicitud de prestación de ayuda para la adquisición, tras los cuatro años preceptivos, de una silla de ruedas eléctrica nueva. De tanta perspicacia y agudeza por su parte, incluso he llegado a reír durante la lectura de algunos párrafos redactados por Paula Hormigón. 


Será, en fin, una celebración desde la admiración y la gratitud, en el céntrico restaurante La Lobera de Martín, en la céntrica Plaza de España.



Como parte de la celebración, esta mañana me acercaré también a la Delegación del Gobierno en Aragón para presentar las alegaciones sobre la sanción de 300,1 euros impuesta por los acontecimientos en la calle Alfonso acaecidos el 30 de abril de 2015, de los que se me acusa de ser el promotor y organizador. ¿Celebración? Claro, es la primera vez desde hace mucho tiempo que puedo acceder a muchos puntos céntricos de la ciudad, ya sin vigor la antedicha orden de alejamiento. Al Delegado, Gustavo Alcalde, no le queda otro remedio que aceptar que el derecho a la libre de expresión está muy por encima de todas sus tretas y artimañas, así como de tener a su servicio algunas instituciones públicas del Estado, como la Fiscalía, el dinero de todos y el tiempo de quienes deberían ser ante todo servidores públicos del pueblo.

El Cuarto Movimiento de la Quinta Sinfonía de Beethoven expresa mejor y más que nunca lo que hoy bulle muy dentro de mí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.