viernes, 8 de abril de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 677. El OtroMundo



Días de confusión o, como dice un amigo, de retórica política/política retórica. Aún con la Gestoría (mala, muy mala) en funciones del PP imperando en Españistán. Los papeles de Panamá descubren cosillas (de primera plana en los medios/sus medios -¿de quién?), pero cada vez tengo más la impresión de que todo está arreglado de antemano: esto sí, esto no, esta parte sí, esta parte no…
La asesora de la Organización Mundial del Turismo, Ana Botella, también sale en los papeles por haber demostrado su incapacidad política en el caso de la venta de pisos a fondos buitre en Madrid. Y Trump, y Giuliani  apoyando a Trump. Trump será el triunfo definitivo del OtroMundo. Martín Caparrós llama “OtroMundo” a los países donde un cuarto o más de la población es desechable. No son proletarios –engranajes necesarios para el funcionamiento de la máquina,  son basura. Los hambrientos del Otro Mundo son los sobrantes más marcados y la eliminación de los sobrantes es la consecuencia lógica de este modelo de desarrollo. (Lo cual no significa que tenga que suceder obligatoriamente. Sólo si no sabemos detenerlo). Hay OtroMundo: no ya los ricos y los hiperricos del mundo (ese 1% que acapara y se enriquece a cota de millones de cadáveres y toneladas de sufrimiento), sino los que además mueven los hilos, pagan a sus gestores (que llamamos “gobernantes”). Es un OtroMundo que llevamos insertos en cada célula de nuestro organismo personal y social.


Y así hasta… ¿cuándo? Yo espero, agazapado, a la espera tensa de que esto se aclare, de que haya gestores claros a los que achacar su obediencia a los amos del OtroMUndo, su carencia de rebeldía, de creatividad. Si me restan fuerzas, allí estaré, con toda la fiereza que aún guardo dentro,  insistiendo, resistiendo, reivindicando, denunciando.

De momento, escribo y vivo esperando que amanezca, que no es poco.
Hasta entonces, canto con Gordon Lightfoot al atardecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.