sábado, 30 de abril de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 695. Ese día...



Cada día que pasa me sobran más las palabras grandes, la presuntas grandes palabras que tienden a ser escritas en MAYÚSCULA. Prefiero pocas palabras, solo las imprescindibles.

 (Tantas veces empeñado en llegar a “lo esencial”, abrumado –de hecho- por el peso de Grandes Ideas, a merced del oleaje de Verdades aplastantes, atrapado en las fauces de Deberes gigantescos...).

Hoy, aquí ahora, en carne viva, necesito el alma de las cosas pequeñas resonando en el hueco solitario de dos manos temblorosas. (Días y días r-e-p-e-t-i-d-o-s…).  Titila la luz que me alumbra muy dentro,  me canta una nana el verso de la prosa dormido en cada cosa; lo pequeño, lo débil, lo nimio, olvidado tantas veces por mor de lo Esencial, de las grandes Ideas, de las Mayúsculas.



El día en que se extingan los principios absolutos, las ataduras que aprisionan el crear y el rebelarse…
El día en que vuele liberado, convirtiendo mi poco en un mucho compartido; y mi nada, en algo…
El día en que mi risa se zambulla en la de otros, y en esa fiesta nadie distinga entre mente y corazón, y el cerebro de todos lata enamorado, y nos llamemos por el nombre verdadero…

Ese día nuestro alivio vendrá de la brisa y del trueno, de la lluvia, de la noche y del océano, de la caricia de lo débil y pequeño, amasado en barro, envuelto en viento.
Ese día  lucirá una estrella en la duda,  el regalo del amigo que calla, el alivio final de la fiebre y del insomnio, el hombro en que apoyarme, la mano final de quien acompaña.

Ese día… minúsculo y vivo. En minúscula cálida. En silencio rasgado por el llanto de Beethoven esparciendo tormentas y belleza.
Ese día…
Ese día…






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.