domingo, 10 de abril de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 678. Envidia (sana, creo yo)

 Tengo envidia (sana, creo yo) de los islandeses, de los franceses…


 El primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson, y su mujer figuran en los 'Papeles de Panamá', que recogen la ocultación de inversiones millonarias en bancos a través de paraísos fiscales. Los islandeses salieron a las calles y Gunnlaugsson ha dimitido. Los islandeses consideran una indignidad incompatible con un cargo público el engaño y el robo al erario público. . Los islandeses salieron a las calles, los islandeses salieron a las calles…

El gobierno francés de François Hollande aprueba una reforma laboral tan execrable como la que padecemos en España y cientos de miles de franceses y francesas salen a las calles, acampan en la calle, se manifiestan, protestan, se oponen con sus cuerpos y con sus armas análogas a los tirachinas. Y siguen. Y siguen… No pueden permitirlo. No pueden permitirlo… Y lo demuestran. Y lo demuestran…



Siento envidia (sana, creo yo), tristeza e indignación.

Los sindicatos franceses son fuertes y aúnan energías y fuerzas de la ciudadanía. Los sindicatos españoles… Los sindicatos españoles…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.