sábado, 23 de abril de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 689





El tiempo, el tiempo…

Principalmente los existencialistas de los ‘50 y ’60 decían que somos tiempo. Una sucesión de instantes fugaces –que llamamos presente-, en cada uno de los cuales he de optar por actuar de un modo acorde o desacorde con lo que pienso y quiero. El tiempo es entonces la concatenación de momentos en los que voy haciéndome, hilando y componiendo (incluso descomponiendo) mi propia biografía.

Me voy haciendo, a la vez que el fugaz presente se torna necesariamente pasado, vívido o difuso, doloroso o placentero, según me “vaya yendo” en cada decisión, en cada instante.

El pasado es una escritura que ya no me es posible corregir o mejorar. Pasado es una pincelada en la memoria. Pasado es una huella que dejan las energías mejor o peor empleadas a lo largo de la existencia ya transcurrida.



Futuro es un abanico de posibilidades que se me abren en cada instante, de las que en cada golpe de decisión una sola será realidad.

El conjunto de opciones realizadas y sedimentadas constituye mi persona, mi personalidad, que puedo ir modelando según mis convicciones o que puedo echar a perder. A veces pretendo compensar mi frustración o mi insatisfacción a base de depositar en el futuro –aún inexistente- los proyectos y deseos insatisfechos.

Somos tiempo, pero –aunque parezca complicado- el tiempo me “es”, me configura, me hace.

Y es que el tiempo no es “algo” externo que simplemente medimos mediante relojes y máquinas, sino que somos tiempo y somos el resultado del tiempo.



El tiempo está en mis manos, sin mí desaparece, se esfuma.

Cesar en el tiempo es cesar en el propio existir: mi existir está en mis manos, soy responsable de mi tiempo, de mí mismo, de sus rumbo, de su cesación. Soy el único responsable de mi tiempo, de mi existencia. Soy el único responsable de qué he hecho con el tiempo, conmigo mismo.



Soy responsable también, el único responsable, de la duración y la cesación de mi tiempo, de mi existencia, de mi vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.