domingo, 17 de abril de 2016

Quién, para qué y cómo el filtrador filtró al filtrador















PUBLICADO HOY EN EL HUFFINGTON POST
Me lo preguntaba a media mañana, en compañía de Arthur Pertwee, un sempiterno conocido del que no puedo despegarme ni con agua hirviendo y que siempre me repite lo mismo: “Hace tiempo estaba indeciso, pero ahora ya no estoy tan seguro”, lo cual me ayuda bien poco a salir precisamente de dudas.

El hecho es que la pregunta se me incrustó en la cabeza casi por azar. Leía en Internet sobre los “papeles de Panamá” y sus secuelas, y la pregunta saltó sobre mí como un tigre de bengala. ¿Realmente quién y pará qué filtró los “papeles de Panamá”? Rogué alguna respuesta a Google, y entre una ilimitada maraña de posibilidades, me topé con un post de ATAC Castelló, que me introdujo en un mar aún mas proceloso de interrogantes, pero que me ayudó mucho a seguir tirando del hilo.

 Nos vienen a decir los medios que la filtración ha sido gratuita, casi altruista, si bien anteriormente algunos países, como Alemania, Francia y Gran Bretaña habían “comprado” datos y documentos que concernían directamente a sus finanzas y su sistema fiscal. Sobre la base de tal filtración, ha estado trabajando denodadamente el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (International Consortium of Investigative Journalists, ICIJ), con sede en Whashington, D.C. que agrupa a más de 190 periodistas de investigación más de 65 países.

Pues bien, el ICIJ fue creado en 1997 como un proyecto del Centro para la Integridad Pública (CPI) (Center for Public Integrity), y como Alicia cayendo por el agujero del conejo, me puse a bucear en el  Center for Public Integrity, del que deriva ICIJ: es una ONG (“We are one of the country's oldest and largest nonpartisan, nonprofit investigative news organizations”), que tiene igualmente su sede en Washington. DC.  Sin embargo, me quedé con la boca abierta al comprobar algunos de sus patrocinadores en la propia web del CPI, financiado, entre otros, por



(Vanguard Charitable Endowment Program, quizá el menos conocido, está controlado por  The Vanguard Group , uno de los mayores fondos de pensiones del mundo, que en el año 2011 estaba en octava posición entre las 140 sociedades que controlaban la economía mundial según el famoso informe The network of global corporate control, de Stefania Vitali , James B. Glattfelder  and Stefano Battiston).

Aun sin poner en duda en ningún momento la honorabilidad y la profesionalidad de los periodistas de ICIJ, es incluso sensato preguntar qué interés o intereses pueden tener estos y otros patrocinadores de la misma ralea para filtrar datos sobre paraísos fiscales, considerando que ellos mismos acostumbran a navegar “fuera de la costa” (offshore) en sus negocios de tanto calado y pingües beneficios; en definitiva, qué, quién, cómo y para qué la filtración de los “papeles de Panamá”.

Y de paso, dado lo aparecido hasta la fecha en los medios de comunicación (eso sí, numerosos y enjundiosos datos sobre algunas personas y dirigentes políticos españoles y mundiales), por qué  hemos visto hasta el momento tan pocas empresas multinacionales, tan pocos magnates y dirigentes empresariales de primer orden, tan pocos miembros de los Consejos de Administración de los grandes lobbies nacionales e internacionales. Hasta el momento, la filtración parece ajustarse a los patrones occidentales tradicionales:  más allá de personas y personajes sueltos de la sociedad hispana y occidental, las filtraciones miran primordialmente a Rusia, Irán y Siria, por mucho que nuestros medios no nos informen de ello. “Hace tiempo esta indeciso, pero ahora…”



Nos anuncian millones y millones de datos y documentos filtrados al Süddeutsche Zeitung, provenientes de la firma panameña Mossack Fonseca. Sin embargo, insisto, ni siquiera los medios y periodistas asociados del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que han estado trabajando durante más de un año en la investigación, conocen, “por seguridad”, la identidad del filtrador. En cualquier caso, ¿la conocen los patrocinadores citados anteriores del Centro para la Integridad Pública, de donde proviene ICIJ, las grandes Agencias de Inteligencia, los grandes centros de finanzas, lavado y blanqueo de dinero?

¿Con qué criterio se filtraron los “papeles de Panamá”? ¿Quién determinó el criterio y los límites de la filtración?¿Quién filtra al filtrador? ¿Qué, cómo, por qué, para qué? Arthur Pertwee sigue bebiendo cerveza a mi lado. Cuando cometo la torpeza de volver a consultarle mis dudas y mis preguntas, responde, impertérrito “ Hace tiempo estaba indeciso, pero ahora ya no estoy tan seguro”.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.