viernes, 11 de marzo de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 665, Hay gente que solo sabe sancionar y multar



 Hoy he recibido de la Delegación del Gobierno en Aragón carta certificada en que insiste en mantener abierto el Expediente 68/79/2015 por el que se me sanciona con 301 € por acusarme de convocar y organizar una manifestación no autorizada el 20 de abril de 2015 en el portal de la por entonces Consejera de Educación, Dolores Serrat, que tanta paz lleve como paz dejó.
Nada nuevo.
Mismos argumentos.
Mismos supuestos Fundamentos de Hecho.
Mismos supuestos Fundamentos de Derecho.
Misma Resolución: 301 €.
Hastío
Cansancio
Fatiga
Tedio
Indignación
Saturación
Hartura
Irritación
Rozando la repugnancia y la aversión

Les da igual lo que digas.
Los mismos repetirán lo mismo: Infracción grave, tipificada en el artículo 23 c) de la LO 1/1992, de 21 de febrero.
Los mismos repetirán lo mismo: “se considera probado que…”, “queda igualmente probado que…”, “se evidencia que…”, “puede interponer recurso de alzada en plazo de un MES…”.

Asesina en Zaragoza un salvaje machista, residente en Medina del Campo (Valladolid) a Soraya, su ex pareja, mediando una orden de alejamiento de 500 metros de su ex mujer por parte del asesino, y al Delegado del Gobierno,  Gustavo Alcalde, no se le ocurre otra cosa que asegurar que "lo lógico en estos casos es que si la mujer hubiese detectado que él podía venir a Zaragoza lo hubiera comunicado a la Policía para poner un mecanismo de protección y evitar ese acercamiento a menos de 500 metros". O sea (me suena, me suena…) cargando la responsabilidad a cualquiera menos a sí mismo.
Ciudadanos y ciudadanas sensibles, así como el Pleno del Ayuntamiento (salvo el PP) piden la dimisión del Delegado, pero de la mollera de don Gustavo Alcalde solo sale
que hubo una “mala interpretación de sus palabras” por parte de unas fuerzas políticas que "con la víctima esperando entierro, querían sacar un rédito político de la violencia machista”. En el colmo de su infantil postura, aduce el Delegado del Gobierno en Aragón que el protocolo de protección se cumplió a rajatabla y que “algunos anteponen el destruir al adversario a luchar contra esta lacra social”. Al parecer, nada tiene de “lacra social” los recortes en educación, sanidad, atención a la dependencia o pensiones, los desahucios, los derechos, en fin, más elementales y fundamentales.
Gustavo Alcalde, como Delegado del Gobierno de España en Aragón, lleva a juicio, sanciona, detiene, envía coches y más coches policiales a identificar a un perroflauta motorizado y a cuatro más que se limitan a denunciar y reivindicar el remedio eficaz contra todas esas “lacras sociales”. Pero al mismo tiempo le parece de perlas que en Zaragoza haya 965 mujeres con órdenes de protección, pero la Unidad Policial de Apoyo a las Víctimas (UPAP) solo cuenta con 10 miembros.

Hipocresía
Doblez
Impostura
Farsa
Asco

¿Qué tal si deliramos un rato?








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.