domingo, 6 de marzo de 2016

Por si quieres escribir a la Directora de MUFACE en Zaragoza por la silla de ruedas de Aramayona

Copia, pega y envía a  zaragoza@muface.es 
 
A la atención de doña Úrsula Hernández Marta
Directora Provincial de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE) en Zaragoza


Señora Hernández: He tenido conocimiento de que el uno de marzo pasado MUFACE comunicó una Orden de Transferencia, en concepto de prestación de ayuda por la adquisición de una silla de ruedas eléctrica para Antonio Aramayona, lo que me deja sorprendido/a, pues todo lo que hasta la fecha MUFACE-Zaragoza le había comunicado como inválido para obtener dicha prestación, ahora constituye, al parecer, para usted la base para aprobar la solicitud y realizar dicha transferencia. 

En efecto, no me extraña que el propio Antonio Aramayona se quedase boquiabierto al leer en su Comunicación de Orden de Transferencia que se procede al pago “a la vista de la documentación justificativa”, cuando meses antes usted le comunicó presencialmente que cualquier presentación de una nueva solicitud de prestación de ayuda sería denegada por estar ya denegada la primera.

Lamento, a la vez que no puedo entender que usted no dejase otra salida a Antonio Aramayona que presentar, siguiendo sus propias indicaciones en el escrito de denegación de ayuda, un recurso de alzada ante el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas. Tengo asimismo conocimiento de que Aramayona,  aun  acatando y efectuando tan inexplicable decisión, se dirigió también al Justicia de Aragón comunicándole su Queja por semejante actuación de MUFACE, y también que remitió dicha Queja al Defensor del Pueblo. ¡Cuánta perdida de tiempo y de dinero públicos en causas sencillas como el derecho de prestación de ayuda para la adquisición de una silla de ruedas eléctrica en condiciones para Antonio Aramayona!

Sirva, pues, este escrito como manifestación de mi protesta e indignación por su forma de proceder en el caso de un simple trabajador discapacitado que hace meses, demasiados meses, ejerció su derecho de solicitar una prestación de ayuda para adquirir una silla de ruedas que le fue denegada por turbios procedimientos.

Sirva, por último, este escrito como protesta por que usted privó a Aramayona, tal como prevé la ley, de su derecho a poder subsanar en un plazo de diez días cualquier error o defecto en cualesquiera procedimientos administrativos. Aramayona estaba, pues, en su derecho de poder subsanar cualquier error o equívoco, al amparo de dicha ley, pero usted,  miembro de la Administración, le privó de un derecho del administrado, en calidad de Directora Provincial de MUFACE.

 ¿Por qué, señora Hernández?

¿Por qué no dimite?

Sin otro particular, le saludo

Firma.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.