domingo, 20 de marzo de 2016

¡Viva er furbol! Eufemismos y otros pretextos




A mediados del mes de marzo pasado los equipos de fútbol Bayern y Juventus de Turín se disponían a jugar un partido importante de los octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA. Tras un empate en Italia, el equipo bávaro se jugaba el prestigio y sobre todo el mucho dinero que conlleva ir avanzando en la competición. Había que echar el resto, poner toda la carne en el asador.

La publicidad también cuenta y los alemanes decidieron encender –inflamar- la conciencia nacional bávara y el inconsciente colectivo germano, e idearon un cartel contundente. A la izquierda, en fondo azul, uno de sus ídolos locales, el portero Manuel Neuer, surgente del estadio de futbol, con sus brazos extendidos cual profeta garante de la seguridad y el triunfo. A la derecha, un fotografía gris, tétrica, solitaria, donde aparecen unas vías de tren que acaban en un campo de concentración/exterminio, que recuerda Auschwitz. Esas vías conectan con otras vías, en la parte izquierda, en rojo, que sustentan al portero Neuer, con un cartel que anuncia su término: “Hasta el final” (mensaje similar que corona la cabeza del cancerbero bávaro: “Aquí es el final”).

Inquietante, como poco. De la Endlösung nazi (la “solución final” del pueblo judío) a la Final de la Liga de Campeones pasando por el campo de fútbol del Bayern y el campo de exterminio de Auschwitz o similares. Antes el Holocausto, (la Shoá o Catástrofe en hebreo) era un tema tabú y lamentable, cuya negación está penada por la UE mediante una ley de 2007 y por el propio Derecho Penal alemán.

Llueve sobre mojado. Hace poco tiempo  comenzó la época del eufemismo: “guerra preventiva”, “daños colaterales”, “fuego amigo”, “mercados”, “movilidad exterior”, “cese temporal de la convivencia”, “devaluación competitiva de los salarios”, “préstamos en condiciones muy favorables”, “reformas estructurales”, “crecimiento económico negativo”, etc. Ahora estamos observando que la facción más conservadora neoliberal cuida cada vez menos su lenguaje y sus formas. El mensaje del Bayern en el cartel aludido es buena prueba de ello.



El club de fútbol germano pidió “disculpas” al club italiano contrincante, pero en realidad no se trata ya de fútbol, sino de memoria, respeto, sensibilidad y humanidad. “Ha sido un malentendido“, “nunca fue nuestra intención”, adujeron como excusa, pero en realidad se trata de un síntoma más del fantasma que recorre Europa y el mundo rico: el fantasma de la inhumanidad. Los derechos humanos fundamentales nos constituyen como humanos, identifican nuestra humanidad. Hoy, en cambio, el sistema económico-ideológico imperante nos vacuna contra cualquier reacción en el caso de asistir a cualquier atentado perpetrado contra esos derechos. Auschwitz, Siberia, Biafra, Níger, Palestina, Bangladesh, Irak, Afganistán, refugiados sirios en Europa y miles de guerras, mentiras y conflictos más, … jalonan un camino de vergüenza e ignominia en la historia contemporánea de la humanidad. Vale el éxito, vale el dinero, valen los propios intereses. Todo lo demás no vale un comino.

Se acabaron los eufemismos, que los amos del cotarro tienen solo por signos de debilidad, y el poder celebra sin remilgos el triunfo de la fuerza, su fuerza. Hablar hoy de derechos y de valores, de respeto y de justicia mueve a la sarcástica conmiseración o a la carcajada por parte de los poderosos, pues una persona triunfadora en la vida solo debe regirse por sus deseos inmediatos y vivir en función de su interés personal.

La meta es acumular, la clave de la felicidad es el dinero, los nuevos sueños son una gran mansión y un flota de coches. Lo realista es atenerse a lo privado, el disfrute de lo material, apreciar y defender la belleza del desierto capitalista. Un político al uso ya no propone valores e ideales, sino que se limita a afilar sus garras para desvalorizar al adversario. Los Estados están engullidos por una globalización que en ningún caso tiende a extender los derechos y la distribución universal de la riqueza, sino a estar al servicio de una oligarquía político-económica que busca enriquecerse más y con mayor impunidad. Los políticos, gestores y fieles servidores de esa oligarquía, prometen al votante tener de todo, a condición de que nada importe. Y, hay que reconocerlo, la jugada les está saliendo a pedir de boca.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.