domingo, 8 de mayo de 2016

Diario de un profeflauta motorizado, 703. Algunos Partidos son como tábanos


 Se cuelan en los noticiarios y son como tábanos (así los siento, como tábanos). El PP aparece como el tótem monolítico de la derecha, ajeno al espacio, al tiempo o a su propia corrupción, con sus fieles feligreses fijos que recibe siempre los mismos votos o incluso obtendrá más votos que de costumbre, haciendo guardia sobre los luceros, impasible el ademán.

Ciudadanos enarbola, sin soltarlo nunca, el estandarte de la sensatez y de las buenas maneras del centro derecha de la ciudadanía de posibles. 

El PSOE es un enorme poliedro que se mueve en el espacio vacío a gran velocidad, guiado –es un decir- por decenas de pilotos distintos a la vez, capaz de no ser ni de derechas, ni de izquierdas, ni de centro, sino todo lo contrario, y al mismo tiempo aspirar a ser todo al mismo tiempo. “Socialista” es hoy un término polisémico, que da pie a innumerables equívocos.



De Podemos creía tener una idea bastante nítida desde su propia ambigüedad política, pero así como antes estaba indeciso, ahora ya no estoy tan seguro (Podemos? ¿Qué es lo que realmente pueden y quieren?). 

La amalgama de ofertas alrededor del binomio IU-PC confirma cada día más el acierto de los Monty Python haciendo cantar en su película La vida de Brian a un coro de crucificados Always Look on the Bright Side of Life (Mira siempre el lado bueno de la vida), mientras el Frente de la Judea Popular discute con el Frente Popular de Judea.


El tábano rey muerde mi corazón y me recuerda que el valor absoluto es la posibilidad de dar prioridad a la realización plena de la humanidad de los seres humanos sobre uno mismo. Derechos humanos, libertades, igualdad, libertad, solidaridad. Eso es la política. Pero general y lamentablemente la prioridad suele estar centrada en uno mismo, es onfaloscópica, es centrípeta.

Ayer mi hermana Alicia me envió el bello Adagio para Cuerdas, compuesto por Samuel Barber, dirigido por Leonard Bernstein (creo recordar que mi amigo Fernando me habló hace años ya de ponerlo en el Diario del perroflauta).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.