lunes, 15 de julio de 2013

Diario de un perroflauta motorizado, 32


Lunes,15 de julio, primer día de la séptima semana consecutiva apostado ante el portal de la Consejera aragonesa de Educación, Dolores Serrat. Marisol y el perroflauta han estado toda la mañana apostados ante el portal de la Consejera. Por lo demás, la jornada transcurría plácida hasta que Víctor ha llegado con su bici a saludarnos. A los pocos minutos de charla, una pareja de policías de paisano nos ha pedido la identificación.
Por enésima vez, el mismo rito, las mismas palabras. Eran un hombre y una mujer, jóvenes, y el perroflauta y el policía se reconocieron enseguida de otras identificaciones. De nuevo, el perroflauta los ha definido como “partidos por el eje”, pues su lado estrictamente personal no queda precisamente muy vinculado al profesional. La cosa ha cambiado algo, cuando la policía ha comenzado a leer el cartel del perroflauta: “Aquí vive la Consejera….”. Ha resoplado y ha movido la cabeza. “Hay otras maneras…”, ha dicho la agente. “Dígame alguna que sea más efectiva y me voy ahora mismo de aquí”, le respondió el perroflauta. Y después ambos policías se han marchado con el mismo tono tranquilo y educado habitual.
Antes de llegar Marisol, ensimismado el perroflauta en sus propios pensamientos, un hombre maduro, con cartera en la mano, se ha acercado a su lado izquierdo, y medio sonriendo, le ha dicho: “Debería usted meterse hoy con Bárcenas y Rajoy”. Y el perroflauta, una vez solo, se ha quedado pensando que por debajo de ambos sujetos subyace la necesidad de-carencia factual de la educación de la ciudadanía. ¿Cómo podemos hablar de democracia sin ciudadanas y ciudadanos libres, iguales, con criterio propio, autónomos y dueños de su propia vida y de su propia muerte? Sin educación no hay verdadera democracia. Sin democracia no hay verdadera educación.
Cuántas veces hemos oído la palabra “democracia”, ya tan manida, tan manoseada por los dirigentes democraticidas (no solo Bárcenas y Rajoy). Se ha invadido naciones y masacrado pueblos en “defensa de la democracia”, se ha invalidado elecciones limpias en nombre de la “verdadera” democracia (Argelia, Palestina…), se ha torturado al adversario –“terrorista”- al amparo de la democracia… Hoy mismo el Gobierno del PP considera democráticas todas y cada una de sus decisiones por haber conseguido un día la mayoría absoluta de una ciudadanía a la que después se la está descuartizando a base de recortes y merma de sus derechos y libertades.
España ha estado durante muchos siglos vigilada por el inmarcesible “nihil obstat” de la iglesia católica. Cuando, por ejemplo, en la II República osaron poner las cosas en su sitio en materia de educación y de impuestos, el catolicismo se alineó marcialmente con los sublevados por Dios y por España. No es casual que la escuela fuese el centro de su represión y su propaganda a fin de tener sujetas las mentes de la gente, cuanto más ignorante, mejor, salvo las élites, educadas en colegios religiosos de pago. Tampoco es casual la LOMCE del Partido Popular y su ministro Wert. Apuntala el adoctrinamiento religioso y la memorización mecánica de contenidos (fuente de las mejores calificaciones), pero arrasa con el verdadero pensar y el verdadero aprender. La iglesia católica, por supuesto, encantada.
Un Estado realmente democrático ha de ser necesariamente laico. Eso no quiere decir anticlerical o enemigo de la libertad religiosa (una más entre otras muchas libertades), sino garante de que lo público pertenezca a toda la ciudadanía en igualdad de condiciones y sin privilegios o discriminaciones, garante de que el derecho nuclear sea siempre el derecho universal a la libertad de conciencia. Un Estado laico y democrático defiende al pueblo de cualquier forma institucionalizada de superstición, manipulación, corrupción o constricción mentales. En un Estado laico y democrático hay ciudadanas y ciudadanos libres, iguales, críticos, indagadores e incondicionales amantes de sus derechos y libertades.
Bárcenas y Rajoy son solo un pequeño síntoma del Estado fallido, uno más en el Occidente controlado por USA, en que están convirtiendo a España.
El perroflauta ha enviado hoy al Periódico de Aragón su artículo de opinión semanal. Se titula: “¿Estado de derecho?”. Acaba: “¿A esto lo llaman Estado de derecho?”.
Para acabar, como celebración de la séptima semana que hoy comienza en el portal de la consejera, el perroflauta ha grabado unos segundos de vídeo con lo que cada mañana ve desde el portal de la señora Consejera Serrat: 
video


Hasta mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lo deseas, puedes hacer el comentario que consideres oportuno.